Publican el Kama Sutra católico

Conocer personas – 213616

Bendito seas por siempre, Señor. Yo soy del mar que se deshace en olas, yo soy del viento que revuelve el monte; yo llevo en mí todas las tardes solas, que se han dormido tras del horizonte. Me arrastré por los valles del silencio, desangrando mis noches sin testigos, y encontré en la noche y el silencio, igual que niños dos crueles amigos. De dónde viene, cómo se llama nadie lo sabe, ni yo lo sé.

Las caricias más deseadas

Pawel ha pedido una reedición y maneja la posibilidad de traducir el álbum a otros idiomas. El libro de un sacerdote católico polaco que defiende el sexo divino se ha convertido en éxito de ventas y ya ha sido bautizado el Kama Sutra católico. En el libro, titulado El sexo que no conoces: para parejas casadas que aman a Dios, el padre franciscano Ksawery Knotz intenta favorecer la relación sexual de maridos y esposas creyentes, reforzando la idea de que tener buen sexo es clave para tener un buen matrimonio. Knotz busca evitar que el sexo se convierta para los casados en poco aburrido, puesto que -dice- es poco santo, que debería ser picante, abracadabrante y estar cargado de fantasías. Levante abordaje novedoso de El sexo que no conoces Por su parte, un sacerdote del Opus Dei en México resaltó la importancia del tema, empero dijo que él no entraría en detalles.

Los detalles a los médicos

El matrimonio en el plan de Deidad La sagrada Escritura se abre cheat el relato de la creación del hombre y de la mujer a imagen y semejanza de Dios Gn 1, 27 y se cierra cheat la visión de las bodas del Cordero Ap 19,9; cf. Ap 19, 7. De un extremo a otro la Escritura habla del matrimonio y de su misterio, de su academia y del sentido que Dios le dio, de su origen y de su fin, de sus realizaciones diversas a lo largo de la biografía de la salvación, de sus escaseces nacidas del pecado y de su renovación en el Señor 1 Co 7,39 todo ello en la aproximación de la Nueva Alianza de Jesucristo y de la Iglesia cf Ef 5, El matrimonio no es una institución puramente humana a pesar de las numerosas variaciones que ha podido sufrir a lo largo de los siglos en las diferentes culturas, estructuras sociales y actitudes espirituales. Estas diversidades no deben hacer olvidar sus faz comunes y permanente. A pesar de que la dignidad de esta academia no se trasluzca siempre con la misma claridad cf GS 47,2existe en todas las culturas un cierto arrepentido de la grandeza de la unión matrimonial. Porque el hombre fue creado a imagen y semejanza de Jesucristo Gn 1,2que es Amor cf 1 Jn 4,8.