La Interpretación étnica de los desastres naturales

Buscamos hombres liberales – 673089

Usado como interjección, aprueba, afirma o corrobora lo que otro acaba de decir. Haba de S. Manada de caballos o de yeguas. Margillib. II, cap. Galiciacap.

El saludo de las brujas / Emilia Pardo Bazán

La campanilla de la puerta repicó de un modo tan respetuoso y delicado, que parecía un homenaje al amo de la casa; y el caballerizo, al abrir la mampara de lente, mostró sorpresa -sorpresa discreta, de caballerizo inteligente- al oír que preguntaban:. El que formulaba la pregunta era un señor mayor, de noble continente, gala con exquisita pulcritud, algo a lo joven; el movimiento que hizo al alzar un tanto el reluciente bimba pronunciando las palabras Su Alteza , descubrió una faz de cutis asalmonado y fino como el de una señorita, y cercada por hermosa cabello blanca peinada en trova, terminando el rostro una barba puntiaguda no aparte suave y argentina que el guedeja. El criado, sin responder a la pregunta, se desvió, abriendo paso a los visitantes; y precediéndoles por el recibimiento, alzó un tapiz y les introdujo en una salita, donde ardía buen fuego de leña, al cual se llegó vivamente el mal pergeñado, levantando el ancho pie para acalorar la suela de la bota. Una ojeada severa de su respetable acompañante, no le impidió continuar exponiendo a la llama los dos pies por turno y a la vez examinar curiosamente el aposento. El capricho y la originalidad de un artista caballeresco se revelaban en él. La chimenea, de bronce, lucía cinceladuras admirables, y hasta las rosetas de plata que sujetaban los pabellones de los muebles estilo Imperio, eran primorosas de faceta y de labor. Daba pena admirar hincarse en el respaldo de individuo de aquellos sillones de corte de nave las garras sospechosas del achaque trajeado, y el de la cabello nívea le miró otra vez, como si dijese: «Vamos, haga usted favor de no manchar la tela Únicamente consiguió provocar un imperceptible movimiento de hombros, entre desdeñoso y humorístico. Los retratos atraían la atención del desaliñado.

Collectivité auteur : UNESCO Regional Office for Culture for Latin America and the Caribbean : Cuba

La secretaria me dijo que daba clase en Wiston Hall y decidí acudir a buscarlo. Es conmovedor volver al propio Campus después de diez abriles. La estación era espléndida, las muchachas jóvenes, rubias, sonrientes. El gran arquitectura del Wiston Hall no había cambiado: el mismo color gris, las mismas puertas de metal y vidrio.