Cómo actuar ante la indiferencia

Busca que me – 585458

Es un sentimiento que mantiene al margen a la persona que tiene esta condición. Sin embargo, cuando recibimos un zarpazo de indiferencia de alguien, sus garras nos producen heridas dolorosas. Pensar en alguien indiferente es atribuirle una serie de adjetivos, que poco o nada tienen que ver con el ideal de una persona virtuosa. Son estas características que se presuponen contrarias a la condición social que tenemos los seres humanos y que provoca que nos relacionemos unos con otros. Aunque estemos seguros de que esto es así, habría que preguntarse si es posible conseguir aislar nuestras emociones de esta manera. Realmente, cuando nos mostramos indiferentes hacia algo o hacia alguien, lo que hacemos es acercarnos o alejarnos de esa persona o esa circunstancia. Es un recurso que nos permite elegir unos estímulos para sentirlos o simplemente para apartarlos de nosotros. Por tanto, la indiferencia absoluta, nunca es posible. Lo contrario de la belleza no es la fealdad, es la indiferencia.

MÁS SOBRE ESTE TEMA PARA:

Es lo que consiguen todas aquellas personas que logran tocar nuestro pequeño corazoncito. Derechos de foto de Fotolia Todavía se puede pronunciar en forma de vergüenza ajena, odio, críticas destructiva o constructiva u otra forma para explicitar el desacuerdo. Tiene que tener importancia lo que haces. Debe hacerte arrepentirse bien. Hacer que sientas orgullo por tus logros. No tiene nada que ver con arrogancia estar satisfecho contigo mismo cuando miras al espejo.

Cómo no dejar indiferente a otras personas

La mayoría de la gente en una situación similar suele sentir todas esas emociones de la A a la D : enfado, tristeza, dolor y exclusión. No es muy probable que alguien en esta situación se sienta confundida, nerviosa, avergonzada o indiferente. Cuando somos capaces de entender de qué manera otros se sienten, podemos guiar nuestras interacciones con ellos. Saber que a ella no la han visita, probablemente afecte la manera en la que respondas. Es posible que digas o que evites decir lo siguiente: A. Me siento mal de decírtelo. Lamento que no te hayan visita.

Al primero que no debes dejar indiferente eres tú mismo

Por Carla Martínez Dantí. En unComo. Descubre algunos trucos para devolver la normalidad a tu vida y seguir tu rumbo con los pies en el suelo. El amor, a veces, es adictivo, como las drogas, y por eso nuestro cerebro se activa galeote de tal influencia. Como hemos comentado, con esa persona simplemente has vivencial una aventura, te has liberado de ataduras, has cometido locuras y lo has pasado bien.