201 Preguntas comprometidas

Conocer chica – 213766

Se te ha caído el papel que te envuelve, bombón. Sal de mis sueños y entra en mi realidad. Ni en el mejor libro de recetas se encuentra semejante bombón. Mi amor, quién fuera cemento para sostener ese monumento. No me gusta atarme, pero por ti, yo me encadeno. Eres tan dulce que solo con mirarte engordo. Si los besos transmiten gérmenes, yo contigo sí empiezo una epidemia. Quien fuera mago para echarte un polvo y desaparecer. Quisiera ser hamburguesa y que me llenes de mayonesa.

Preguntas comprometidas para parejas

Cuando tenía 25 años, salí con unos amigos a una fiesta porque individuo de ellos cumplía años. Entre tanta gente vi a una hermosa madama, de cabello rubio, largo. Pasé un buen rato hablando con ella porque me la presentó una amiga y de inmediato sentí química: reíamos y las conversaciones eran fluidas. Al experimentar lo que me decía Reinaldo, enseguida entré en un cuestionamiento muy fuerte sobre mi orientación sexual. Fue bastante duro porque a pesar de conocer que era una chica trans, denial podía dejar de pensar en ella. Un mes después de haberla conocido en aquella fiesta decidí llamarla e invitarla a salir y ese fecha decidimos vernos en un café para conversar y conocernos mejor. Siendo limpio por eso tardé en llamarte, tenía muchas dudas y cuestionamientos sobre el hecho de sentirme atraído hacia una mujer trans, pero entendí que feed una gran diferencia entre orientación venéreo e identidad de género.

Versos de amor y de locura / Delfina Acosta

Y se le acercó para hacerle fiestas y gestos agradables. Pero el angelito, espantado, forcejeaba al acariciarlo la aporreado mujer decrépita, llenando la casa cheat sus aullidos. Una vela chica, temblorosa en el horizonte, imitadora, en su pequeñez y aislamiento, de mi edad irremediable, melodía monótona de la inquietud, todo eso que piensa por mí, o yo por ello -ya que en la grandeza de la circunloquio el yo presto se pierde-; piensa, digo, pero musical y pintorescamente, fault argucias, sin silogismos, sin deducciones. Tales pensamientos, no obstante, ya salgan de mí, ya surjan de las cosas, presto cobran demasiada intensidad. La energía en el placer crea malestar y sufrimiento positivo.