Zona Crítica

Como conocer – 486698

Convertirnos en la persona que otro ha imaginado por nosotros no es libertad, es hipotecar la vida por el miedo ajeno. Con el otro separas el labio mayor. Queda genial. A los tíos les flipa. Y Ana se baja los pantalones y me enseña su coño recién rasurado mientras yo apuro la lata de cerveza. Le pido que me repita la maniobra. Yo no paso de depilarme las ingles con pinzas los días que sé que voy a ir a la playa.

Iniciar sesión

Bajé nuevamente a sus tetas, mordisqueando sus pezones, Julia me miraba mamarle sus oscuras y erguidas puntas, colocó sus manos bajo la nuca y al hacerlo descubrió los pelos de debajo de los brazos, de sus globos carnosos, pasé mi lengua a los pelos de su axila que entraron en mi boca, Julia miraba sonriente como la lamía. Cuando levanté de nuevo la vista no vi a mi sobrinita. Me levanté con la picha parada y mi hermana me siguió, cuando nos disponíamos a acceder al baño, apareció de improviso mi sobrina en el cuarto encontandonos en pelotas y a mí con la verga en ese estado. Entró al baño y se sentó en el sanitario con las piernas abiertas mostrando el peludo chocho, un chorro salió desde su pelambre negra con fuerza, y dijo,. Julia entró a la ducha tratando de darle a la situación un cariz de inocencia y naturalidad por no tener como explicar que su inocente niña la hubiera pillado en bola con un macho así este fuera su hermano. Yo miré a mi hermana que seguía la conversación y asintió con la cabeza para seguir con la apariencia de naturalidad familiar,.